lunes, 11 de abril de 2011

Escucha mi voz... (susurro)

Que belleza colocar atención a la palabra, cuantas veces he querido hacer de mi vocabulario algo ligeramente agradable de escuchar y fallo intento tras intento. No quisiera justificar mi falta con decir que vivo en este país, en donde el valor de lo que se dice se ha reducido a lo más básico, donde la forma de referirse al querido amigo ahora no es más que lo que solía ser un insulto quizás, ahora “el perro” ha de ser también el adjetivo para nuestro afecto compañero. En este barco inmenso que viaja hacia el pacífico, que solía ser tan romántico y lleno de sueños desgarradores, la promesa ya no existe, y lo preciso va adquiriendo cada vez más un carácter deciduo. Si tan sólo juntarse a la hora acordada representa un desafío para el común de los de mi pueblo, quitándole valor al encuentro, o como si se tratase de algo azaroso responden “tipín” para no arriesgarse a quedar atados a un compromiso exacto.

Pero no voy a hacer eso, esta vez hago un mea culpa, porque fui negligente con mi propia lengua madre y al hacerlo he cedido mi energía a la desidia, quitándole valor a la forma en que mi presente se hace palpable y le da significado a quien me escuche.

Nunca es tarde para entrar en conciencia y si es de hacer lo correcto aún mejor. Porque la palabra no sólo educa, también libera, el sinfín de caracteres afines, que logran sacar de nuestra alma nuestras creaciones y de nuestra mente los pensamientos. Entonces, en este contexto, ¿Qué puede ser más valioso que la voz? Sólo el silencio que con su espacio infinito trae paz sin dañar la vida, quietud sin volverse entropía en los corazones y sin quitarle aliento a los lápices más inquietos.

¿Pero cómo llegamos a ser poetas los hombres? ¡Ah, qué belleza!, esto se lo debemos a nuestras mujeres, son ellas que con su moral superior nos impulsan a ser mejores, las moduladoras del cambio, artífices de toda creación. Sin ellas nuestro código genético permanecería inerte, quizás aún estaríamos golpeando piedras en nuestras cavernas solitarias. Bueno sin ánimo de exagerar, pero ustedes saben cómo les gusta escuchar que las amamos, y a nosotros cuanto placer nos trae susurrárselo al oído.

Entonces amigos, ¿no sería lindo que aquello que ha de susurrarle al oído a la madre de sus hijos fuera algo articulado y bien pensado? Lleno de valor y significado.

Sea veraz, no hay nada en el mundo más seductor que la verdad.

Jesús dijo: “Aquél que escucha mi voz, escucha la verdad”, creo que con eso intentaba decir que amaramos a través de nuestras palabras.

sábado, 2 de abril de 2011

Almas Gemelas parte II

La gran mayoría de la gente se desvive por “atributos” a la hora de buscar sus parejas, lo cual no es reprochable en absoluto, todos tenemos la libertad de elegir lo que nos gusta y es nuestro derecho por naturaleza. Lo que sucede es que si lo que quiere es encontrar su alma gemela, deberá guiar su energía de una manera sutilmente distinta.

Alma gemela, el adjetivo más comúnmente aceptado para referirse a la entidad cósmica que tiene con usted un vínculo que trasciende el tiempoespacio, y digo entidad cósmica porque el encuentro de ambos es un momento tan único que podría referirse como un evento de características astronómicas, de un valor que supera toda riqueza imaginable, estamos hablando de quizás una de las sensaciones más increíbles que pueda tener en su vida.

A mi parecer todos la buscamos, o al menos deseamos a un nivel subconsciente, el encuentro con esta persona que nos refleja a tal punto de hacernos vibrar cada célula del cuerpo, de hacernos soñar con ella/el día y noche, y cómo no, si se trata de nada menos que su doble opuesto, la otra mitad de su alma, ser consciente de ello es sólo posible al instante de su encuentro.

Hay maestros que mencionan que la consciencia de quienes somos nos produce tal terror que nos ciega de la verdad de nosotros mismos. Menciono esto a modo de advertencia, porque hallar a esta persona significa enfrentar quizás el terror más absoluto, el vértigo de estar parado a la orilla del abismo, el mundo se divide, todo lo que pensaba y creía puede quebrarse, ya que el fin último de su alma gemela es “reflejarlo y asistirlo” para que cumpla su misión alma. En otras palabras, usted logra reconocer a un nivel más sutil, en un grado incalculablemente más fino, quién es usted realmente.

Muchos en su momento habremos vertido nuestra energía tratando de encontrar este recipiente de distintas maneras, ya sea con el pensamiento o acciones concretas desgastamos nuestra energía vital cada vez que la vertimos en algo inconcordante con nuestra misión alma. Curiosamente nos desvivimos por “encontrarla” cuando el esfuerzo debería estar enfocado en lo que más quiere y necesita su alma. Si está leyendo esto sin duda ya sabe que mientras más se lucha por vivir, menos se vive. ;D.

Let Go

Soltar, es parte importante de encontrar su alma gemela. Si lo que desea es ocupar la ley de atracción como un soporte, la máxima es “yo soy tuy@ por siempre” puede visualizarla, intentar sentirla, le aseguro que podrá, la meditación es un momento muy propicio para hacerlo, además su conexión se hace más intensa cuando su mente no le distrae. Si usted logra enfocar su energía ya tiene la mitad del trabajo hecho. Debe saber que su doble opuesto donde sea que se encuentre está pensando exactamente lo mismo que usted, Esto puede resultar particularmente útil si desea pulir el flujo de sus pensamientos en una vibración más positiva. Si gusta puede enviar –“Estoy pensando en ti”- ella/él lo sabrá, se lo aseguro. Esta es una forma interesante de invitar conversaciones muy sutiles en su interior, aunque se lo recomiendo a los más avanzados para que no genere congestión en el 6°chakra (hipófisis).

A Dios rogando, y con el mazo dando

¡Debe Ganárselo! ¡Incluso luego de haberla encontrado no basta con eso! Su trabajo interno ha de ser continuo, limpie su casa interna todos los días, moje la camiseta cumpliendo su misión alma.

“El Sacrificio” era una forma muy común de nuestros ancestros para comunicar sus demandas a los dioses. Bueno, gracias a que con el tiempo nos volvemos seres más conscientes no tenemos que matar a nadie para mover energía, basta con que su sacrificio sea interno. La pillería esta que hacer sacrificios internos mueve muchísimo más energía que uno externo y es cientos de veces más difícil de hacer, y no me estoy refiriendo a dejar de comer lo que más le gusta, ni caminar de rodillas de aquí a no sé dónde ;D. Contéstese la pregunta ¿Qué estoy dispuesto a hacer para encontrarla? Ya hallará la respuesta.

Recuerde: no es necesario forzar nada, usted ha de estar listo para volver a reunirse, no va a suceder antes, ni después, el universo tiene un timing perfecto. Jaja esto me recordó un pasaje de esa película “Evan Almighty”; Dios viene donde Evan y le dice: -“Evan, constrúyeme un arca”. Evan: -“¿Pero y qué hay de mis planes?”-, Dios se echa a reír a carcajadas ;D jajaja genial.

Invitación al asombro

Y quien dijo que la inteligencia se limitaba sólo al hombre?