domingo, 2 de diciembre de 2007

Sopita Ying Yang


Quisiera compartir con ustedes una pequeña revelación, mejor dicho, un re-conocimiento de algo que estuve contemplando por algún tiempo.

Habla acerca del cultivo de una mente positiva, que inevitablemente lleva a la toma de decisiones amorosas, que benefician a todos y cada uno.

Ocurrió un día mientras tomaba una sopita en el patio de mi casa.

En ese momento llevaba la cuchara a mi boca cuando me di cuenta de algo… Mi cuerpo hacía ver en mi plato dos secciones, uno con luz y otro en las sombras. La cuchara, todavía llena de sopita era golpeada por la luz del sol y en mi epifanía pude sentir cómo esa luz de sol inundaba mi cuerpo al saborearla, llenando de amor mis células, haciéndolas vibrar con energía. –A fin de cuentas- pensé, -Acabaré mi plato de luz y sombras-.

Al final de nuestras vidas, todos terminaremos con ese plato de luz y sombras. Pero es nuestra decisión de qué lado del plato vamos a sacar la cucharada.

Pensar positivo, cultivar el altruismo, Amar, fomentar el desarrollo interno y desechar las negatividades, las tensiones y el materialismo, podría ser un pequeño ejemplo de lo que significaría tomar del lado de la luz.

Todo es cuestión de perspectiva, ¿Acaso no sería mejor adaptarse a hacer de nuestra experiencia de vida un momentum lleno de amor?

Invitación al asombro

Y quien dijo que la inteligencia se limitaba sólo al hombre?