martes, 24 de julio de 2007

Hablar con la verdad


Es un tema muy sensible para mí la violencia verbal a la que concurren las personas cuando sus egos se sienten afectados por algún tipo de comentario.

Es increíble como el enojo es capaz de nublar nuestra razón al punto de olvidar quienes somos y a quienes amamos. Claro está que este enojo puede ser una sutileza imperceptible a veces para nuestro conciente. Un pequeño desliz de nuestra atención y un gesto, una palabra, una mirada puede hacer que nuestro mundo colapse cuando vemos a la persona que amamos agraviándonos de manera impensable.

Hay quienes dicen que sería falso ocultarse tras una capucha de autocontrol, mientras se hierve por dentro… con lo cual estoy completamente de acuerdo. Lo que sucede es que ya es muy tarde para entonces, las emociones no son controlables (desde mi punto de vista). Surgen y son abrasivas, no tienen límites concientes, lo derriten todo a su paso, lo cual me parece hermoso.

Aquí no estoy hablando de una represión racional como el que se ejerce tan habitualmente en la cultura Inglesa, en la que los modales superan la transparencia de la comunicación. O el cinismo con que los chilenos ocultamos lo que queremos decir detrás de “la talla”.

Esto se trata de agudeza… de hablar con la verdad, sin caer en desaciertos ni bajezas. El esfuerzo que propone esta nueva iniciativa moral habla de un replanteamiento que va más allá de un cambio de actitud superficial. Me parece que se trata de un auto reconocimiento de nuestra verdadera identidad como seres humanos y de recalibrar los parámetros sobre los cuales guiamos nuestras decisiones al comunicarnos.

Decir hablar con "La Verdad" puede sonar un poco fuerte, ya que… ¿quién conoce la verdad? ¿Y quien es dueño de usarla en un diálogo? Los puntos de vista son infinitos. Por eso me gustaría hacer un pequeño paréntesis para mencionar una de las escenas más fascinantes de nuestra historia. Escena que, si bien podría ser ficción no deja de ser interesante por las distintas enseñanzas que nos deja.

Quid Est Veritas?* (¿qué es la verdad?) pregunta Poncio Pilatos, dibujado como un noble digno y heroico, en una postura inquisitiva y segura, cuestionando a su interlocutor (Jesús de Nazareth) con toda la palma descubierta en espera. Nótese el detalle de los juegos de luces, son muy interesantes. Ésta envuelve a Pilatos y no a Jesús quien, sumido en oscuridad, con su hábito y cabellos desgreñados en una postura semiencorvada y con el seño fruncido, da la sensación de un lunático entumecido por la duda y que sólo se atreve a responder con un silencio.

En la siguiente pintura ocurre todo lo contrario. Poncio Pilatos “es” la oscuridad, la duda, el desacierto, la búsqueda, la ignorancia. Dibujado como una silueta oscura y violenta. Mientras Jesús, permanece “en la luz” o mejor dicho, Cristo-es-luz, con los ojos cerrados envuelto en un halo de paz, sabiduría y amor. En su magnificencia ÉL ES la respuesta a la pregunta, puesto que cualquier palabra que dijera sería una definición y por ende, hubiese sido limitada a su forma o concepto. Él nos dice: “YO SOY la verdad”.

Se trata entonces de innovar el sistema al que nos automatizamos cuando hablamos. De un reconocimiento interno, de responsabilizarse de todas las acciones.

Las alternativas que podemos tomar al momento de elegir nuestras palabras son tan vastas como los extremos que separan estas pinturas. El hablar con verdad no es una estructura como bien podemos concluir. El silencio muchas veces es la mejor forma de decir, lo que nuestro interlocutor a veces no está preparado para escuchar. Hablar con verdad es acierto y actitud despierta, el idioma que está más cercano a la luz. Allí donde la violencia desaparece para dejar entrar el verdadero lenguaje del ser humano.

B.Ch.

*Para más información acerca de esta escena consulte investigaciones acerca de las "Vulgatas" en el Evangelio de Juan 18:38

9 comentarios:

JuanJo dijo...

Para mi la pasion no necesariamente implica una perdida del control en la expresion, por el contrario, permeabiliza los sentimientos y los trasparenta aun mas frente a los demas...
Claro que no todas las personas en su estado mas natural y sin filtros son diciplinadas o con un nivel de autocontrol necesario para conversar. Pero esto ya es parte de la personalidad de cada individuo y de varios factores vivenciales (experiencias, educacion, etc. ..hasta los genes)
Ademas hay que tomar en cuenta la incapacidad de debatir ideas esta presente en forma transversal.. desde la sra. pegandole con el urlero al hombre en la pobla` hasta el politico agarrandose a coskacho` en el senado con los partidiarios de la otra bancada..

Como dice la cancion de los prisioneros.. "nuncas caes mal a nadie".. eso es tan aceptado como el machismo u otras cosas en nuestra cultura, lo que representa a trasfondo la incapacidad de decir las cosas de frente por un temor social.. el miedo al hablar de religion, politica.. u otras cosas..

Quizas todo esto pasa porque la sociedad Chilena en que vivimos hoy se construyo en periodos de mucha division y confrontacion de ideas..y la generacion de hoy, viene con el swich` cambiado, con la cabeza mas abierta y con menos miedo.

Bueno, en realidad eso espero yo, pensando positivamente..

Saludos

Bruno Chiuminatto dijo...

Gracias Juanjo por tu comentario!

Estamos de acuerdo, la pasión no es pérdida de control. De hecho abogo por la pasión. Hoy en día es algo de lo que esta sociedad esta carente “tirando para ausente”. ¿Qué nivel de intensidad invertimos en nuestras vidas? Muchos se encuentran adormecidos, encogidos en la tibieza de los hábitos.

Lo que quería comunicar en el post (voy a corregirlo) es que hay quienes confunden la pasión con el enojo y ese instante responde a una tendencia, que según creo con todo mi ser, es posible de cambiar para mejor.

Pienso que se busca una justificación cuando se apela a factores como la personalidad, el ambiente, los genes. Tampoco es suficiente decir que “todo el mundo lo hace”. Esta estudiado que son factores relativos y como tales sujetos a cambio. Hay uno muy interesante en el que se toma una muestra del ADN de un individuo en Washington D.C. y se la llevan al otro lado del océano. Una vez allá telefónicamente le indican a la persona que piense en algo que lo haga enojar o sentirse deprimido, como resultado la hebra de ADN se encoge. Luego le hacen pensar en algo que lo haga sentir feliz, y la hebra se alarga… ¡Todo esto a miles de kilómetros de distancia y en forma instantánea! ¿Fascinante no?

Espero más de tus pensamientos constructivos!,

Voy a leer tu blog y colocarte en mis links,

Un abrazo.

Bruno Chiuminatto dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
JuanJo dijo...

pasion y enojo..

tambien es tipico confundir discucion con pelea.. para mi conversar es discutir... pelear es cuando te dejas llevar por las emociones sin distinguir, sin debatir.. es decir, cerrandose a la incomprension y al enojo.

En las reaciones, creo yo que las personas no piensan porque, o que me lleva a hacer esto.. simplemente lo hacen
Pero siempre es interesante tomar en cuenta que nos mueve a (r)eaccionar o hacer las cosas.. y en ese contexto es interesante buscar el porque hay agresividad u otras emociones que nos llevan al enojo..

De todas maneras no hay escusa.. siempre se puede hacer algo al respecto, de no hacerlo seria un enojon feliz.. Pero eso existe??

Tienes razon.. :)
..debe ser que la "S" tiene curvas suaves y mas abiertas, en cambio la "Z", representa determinacion y energia por sus curvas cerradas y estrictas..

Muy interesante el tema, despues de todo.. me encanta discutir

Saludos y un Abrazo

Bruno Renzo Chiuminatto Avilés dijo...

Excelente pregunta Juanjo!,

De hecho si existe esa forma de “enojón feliz”pero no tal como lo planteas. En niveles energéticos más elevados (en términos de estadios de conciencia) se llega a un punto en el que eres tan despierto de la naturaleza de los fenómenos y por ende de tus emociones, que eres capaz de actuar en total presencia, sin ser arrastrado por el ego y la consecuente dualización de los sentidos. Esto es lo que en escuelas de budismo avanzadas denominan “forma airada” en la que el ser iluminado sencillamente “decide estar enojado” pero lo hace desde un amor supremo con el solo deseo de ayudar a los seres.

Natalia Paola Badínez Lara dijo...

Bueno me parece muy interesante su dialogo, espero no interrumpirlos, pero es que queria hacer un aporte, o al menos eso espero. Creo yo, que la comunicacion mas prospera y enriquesedora es aquella que, como el brunito siempre dice, "viene del amor" no solo el amor de pareja sino el amor universal, para lo cual es necesario ser capaz de escuchar al otro y más importante aun, un alto grado de empatía. Si todos nos comunicaramos (entendiendo por esto tanto emitir como recivir) desde el amor, tal vez ya no habrian peleas

Bruno Renzo Chiuminatto Avilés dijo...

Maestra Natito!...

a propósito, ¿Se imaginan una sociedad que viviese bajo los parámetros que menciona la Nati?

No necesitaríamos de fuerzas armadas, fuerzas policiales ni mucho menos de poder judicial, ya que todo sería armonía. Y si fuéramos más allá incluso podríamos llegar a dejar de usar dinero para nuestros intercambios comerciales y tampoco serían necesarias las barreras políticas!

qué genial!, el mundo, una sola pangea!

JuanJo dijo...

Creo ver las cosas desde un punto de vista mas mundano, quizas menos idealista..
Me encantaria ver que dos "enojones felizes" se dieran un abrazo, sin temer a pisar su ego u orgullo..

Para esto, hablar con la verdad seria como un paso años luz en el pasado.. lo de este momento seria hablar con el corazon a un nivel mucho mas amplio y generoso..

De verdad me gustaria y creo que me tiento con la idea de esperar que todo el mundo llegue a comunicarse asi.. por cierto que no serian necesarias las palabras...

Bruno Renzo Chiuminatto Avilés dijo...

bueno como dijo el Dalai Lama:

"Si quieres cambiar el mundo, cambia tu mismo".

;) lo que plantea Sinergia no sólo son palabras para ser contempladas o algo que tal vez puedas incluir en tu diario vivir. Creo que mucho más importante es permitirnos a nosotros mismos imaginar que tales cosas puedan ser posibles. Si logramos hacer eso entonces al menos ya habremos dado el primer paso.

Invitación al asombro

Y quien dijo que la inteligencia se limitaba sólo al hombre?