jueves, 11 de enero de 2007

Cuentos Zen

por: Bruno Chiuminatto





Sentidos

Dos monjes caminaban por un parque, cuando uno de ellos exclama, -¡Qué bello el verde de estos árboles!- el otro se lo queda mirando y le dice –¿Y qué sucedería si no tuvieses ojos?- el primer monje vuelve a exclamar -¡Que dulce el aroma de estas flores!- molesto el otro monje continúa su debate -¿Y qué sucedería si no tuvieses olfato?- con gran parcimonia el primer monje responde –¡Y qué exquisito el canto de los pájaros!- ya disgustado el otro monje le grita –¿Y qué sucedería si no tuvieses ninguno de tus sentidos?-, con un tono dulce el primer monje lo mira y le dice –Entonces, no habría mucho porqué preocuparse, ¡estaría bien muerto!-


¿Sexo o castidad?

Dos amigos que se encontraban en la plenitud de su juventud decidieron hacerse monjes. El abad del monasterio era un reconocido maestro al que muchos sabían se había iluminado. Un día el abad mandó a comprar a los dos jóvenes aprendices al mercado. Estando allí entre la multitud pasaron dos hermosas mujeres junto a ellos -¿Ya viste amigo mío, que deliciosas mujeres?- sobresaltado, el otro reclama – si las vi, pero bien sabes que nosotros los monjes tomamos votos de castidad-. Cuando volvieron al templo encontraron al maestro deleitándose entre varias mujeres muy bellas. Indignados, increpan al maestro pidiendo una explicación. -¿Pero de qué hablan?- responde el maestro, -Ustedes tuvieron su oportunidad cuando estaban en el mercado-.


Silencio total

Masao, un practicante muy devoto se retiró a la montaña en búsqueda de iluminación. Pasó 20 años en soledad y la gente empezó a comentar que existía un maestro en la montaña. Kosuke, un estudiante Zen decidió visitar a este personaje tan enigmático en búsqueda de enseñanzas. Cuando logró encontrarlo en una cueva escondida se acercó piadosamente y le dijo –Soy Kosuke, por favor, dime algo que pueda practicar para alcanzar la iluminación. Lo contemplaré toda mi vida si es necesario-. El yogui se lo quedó mirando y dijo -¿Y qué quieres que te diga?, ¡Si ya eres un Buda!- Kosuke escuchó esto y con gran desilusión pensó que el tipo entre tanta soledad sencillamente se había vuelto loco. Mientras bajaba la montaña escuchó un gran trueno en el cielo, luego cuando se hizo el silencio de nuevo, se iluminó.


Nada que perder

Un abuelo que se había pasado toda su vida jugando a la lotería finalmente acertó al premio mayor, y como era su sueño desde niño todo el pueblo sabía que lo había logrado. Cuando tuvo el cheque en su mano sintió una gran desilusión. – ¿Qué le pasó abuelo, acaso no está contento de haber ganado?- aludía el notario, -el abuelo lo miró medio desconcertado mientras pensaba –y de qué me sirve el dinero ahora que soy un viejo?-. Cuando salió a la calle se encontró con su maestro de Zen. Cuando el abuelo le contó sus pesares, el maestro le dijo –No te preocupes, ahora que eres viejo no tienes nada que perder, excepto el premio de la lotería por supuesto!-.



Miedo a morir, miedo a vivir

Viajaba un piloto sobre el desierto cuando su aeronave sufre un desperfecto y cae inevitablemente en las olas de arena. Aunque logró salir ileso, al descender del avión se da cuenta que su cuerpo comienza a hundirse en arenas movedizas. – ¡Pero que mala fortuna!- pensó el hombre, -¡cómo es posible que haya sobrevivido al choque para caer en este maldito embrollo!-. A medida que su cuerpo desaparecía en la arena, una serpiente le observaba con detención. –!Por favor, sácame de aquí y juro te lo compensaré!- dijo el piloto. La serpiente pensó –pobre, ahora que esta a punto de perder la vida cree que puede hablar con serpientes-. En un acto de gran compasión la serpiente ocupó su cuerpo para sacar al piloto de su trampa mortal. –gracias! ¿Que puedo hacer para compensarte?-, la serpiente lo miraba y pensaba, -pobre, Ahora que recuperó su vida no sabe que hacer con ella-.

2 comentarios:

Javier dijo...

Buena Bruno,,, mira sobre estas cosas reflexiones muchos años hasta que un dia escribi sobre las artes de Marte y Venus en un blog mio,, te lo voy a mandar. O podrás entrar desde el link de este comentario.
Un abrazo
Javier

Javier Calzada dijo...

http://piecurvo.blogspot.com/2005/05/de-lo-que-se-tratan-las-artes-de-marte.html

Ese es el link oajala te ilumine o te descance los parpados.

Invitación al asombro

Y quien dijo que la inteligencia se limitaba sólo al hombre?